lunes, 1 de diciembre de 2014

Vida: P.S.U, Prueba Sin Utilidad

Nada mejor que empezar el blog con lápices.

Hoy dí la Prueba de Selección Universitaria. Debo decir que ese nombre es mucho más intimidante que un simple 'P.S.U'. Lo que tampoco sería tan terrible, si decidiéramos obviar el hecho de que la esperé por catorce años (sí, tuve pre-kinder y kinder en el colegio, soy de las elegidas). La primera parte de esos años la pasé ignorando la existencia del exámen, la segunda cagándome de miedo, y la tercera preguntándome por qué rayos y centellas tenemos una prueba tan, pero tan mala para decidir nuestro futuro en el ámbito de educación superior. Y así fue como llegó el día.

Me desperté cómo si hubiera carreteado el día anterior, pero la verdad es que me había costado dormir y, a las una, seguía con los ojos abiertos y la cabeza dándome vueltas en 360° como los buhos. Mi mamá me mandó cuanto link de consejos escritos por progenitoras de cuarenta hacia arriba encontró, así que eso me entretuvo un poco en las horas de la madrugada. Mala desición. Estuve como zombie los primeros treinta minutos, hasta que un chorro de agua fría directo a la pupila me hizo despertar. Me vestí, arreglé, junté mis cosas, confirmé que la amiga que se juntaría conmigo realmente se juntaría conmigo, y me senté en mi cama.

Si hay una cosa que deben saber de mí, es que soy una firme creyente de la Ley de Atracción, por lo que cerré mis ojitos y le pedí al Universo, Dios, Allah, Kurt Cobain y Chespirito que me iluminaran el camino hacia los ansiados 850 puntos. Luego de otros momentos de ocio, tomé mi lápiz, mi carnet, mi tarjeta de identificación, el chocolate 70% cacao y mi fe, y partí. El viaje hacia la sede no lo voy a tocar porque fue básicamente yo hiperventilando y mi papá calmándome. Cuando llegamos, me dio un beso, tomó mis cosas y se fue.

Y ahí me quedé. Hablé un rato con los amigos con los que tenía que compartir sede, tomé agua, contemplé el suicidio, me imaginé mis 850 y, antes de que supiera, me estaban haciendo entrar a una sala donde tenía un puesto especial con mi nombre marcado (cosa que encontré super tierna, no sé por qué, me sentí como la Presidenta). Era la hora de la verdad, del redoble de tambores. La voz del Rafa Araneda diciendo "¡LLEGÓ EL MOMENTO!" resonó en mi cabeza, y le dí a la prueba.

Puta que estaba fácil, cabros.

Pasé como cuatro años queriendo meterme a las Siervas de Jesús para tratar de evitar una prueba que, yo pensaba, era igualita a sentarse a un centimetro de un león. A pesar de que mi repudio hacia la forma que la sociedad tiene de medir nuestra aptitudes para nuestra futura carrera prevalece, puedo respirar tranquila y saber que, a pesar de que Matemática me dará mil patadas en mis pompas e Historia va a poner en peligro de extinción mis reservas de energía, yo puedo con esta. Ninguna prueba me la ganará ni me quitará el sueño ni me pondrá un valor determinado.

He dicho.

2 comentarios:

  1. Hola linda!
    jajaja que me reí con tu post xD pucha yo no se lo que es una psu y esos nervios ya que vivi toda mi vida fuera Chile por ende termine la U fuera también pero es verdad que suena súper uhhh que miedo :/
    Besitos :) ahh oye te quería seguir por el "google connect" para recibir tus actualizaciones pero no lo encontré :( (esta en las opciones "agregar un gadget" en la opción diseño de blogger por si aca)
    Por ultimo: Yo también soy Tauro :D y hace un tiempo escribí una entrada sobre eso, te la dejo por si te interesa leerla :)
    http://glowcher.blogspot.com/2014/10/de-que-signo-eres.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes la suerte que tienes, a Chile le faltan como mil años luz para llegar al nivel de educación de afuera:(

      Uf, menos mal que me explicaste, llevaba como diez días buscando el bendito gadget y por fin lo encontré, te pasaste; y sí, obvio que leo tu entrada, después de todo las Tauro somos las mejores, saludos ♡.

      Eliminar